sábado, 17 de septiembre de 2016

ON EVERY STREET

Había llegado hasta allí casi sin darme cuenta con la esperanza de poder encontrar la razón que supuso que se precipitaran los acontecimientos.La primera vez que fui consciente del problema derivó de una breve conversación con Alan,pero cuando quise ponerme en marcha,para ella ya era demasiado tarde.Nada de lo que escribiera sería igual,nada era suficiente para ella.Yo,apenas tenía voz por aquellos días,pero aquella historia consiguió atraparme y sin conocernos,el destino tejió un lazo entre ambas gracias a una de las personas en las que más confió.
Lo que sucedió después todos lo sabemos,pero aún recuerdo el día que nos conocimos y de cómo miraba al mundo.Nadie salvo ella podía ayudarla y habíamos llegado ya a una categoría insalvable,por lo que lo que prometí  en aquellas vacaciones en Niza,es ahora la parte del contrato invisible que me toca cumplir.Soy las dos partes,soy juez y abogado.
Aún,todavía siento escalofríos al sentir aquella fría madrugada de sábado,cortante e hiriente tras descolgar el teléfono.Ella se había ido;y lo había hecho en silencio,sin notas ni despedidas.O quizás,sí...Aquél brillo aislado se había ido posando cada día un poco más,borrando cualquier
 huella de juventud pese a su edad y la tersura de su piel.Todo se había vuelto niebla en aquella casa solitaria que Max había abandonado hacía unas semanas.
Carreteras secundarias me llevan de nuevo a ella,a sus días más pesados y a otros donde todavía se sucedían los éxitos y las obras premiadas.
Avanzo lentamente por una carretera rodeada de pinos en un coche de color rojo y pienso en si algún día serás capaz de encontrarme sin vientos a favor y con el peso de los años sobre cada uno.Creo que sí,quizás por eso me encomendé a esta tarea,como si al salvar sus obras de algún modo nos salvara también.El hotel es de una película conocida de terror con sus muros blancos y su silencio de madera y piedra.Espero encontrar el camino de vuelta o al menos un cine con palomitas.No espero nada de nadie,tampoco de los domingos en los que desaparezco.
Sonrío a mi vieja maleta que lleva  horas de cansancio acumulado.Todo el material sufre una sacudida en su interior ;y  la materia y energía se fusionan, dando lugar a  algo que yo no puedo ver.
Siento calor al cogerla para  cerrar la puerta del coche.La radio se enciende sola y las luces de las farolas ya encendidas tintinean.Te echo de menos,cada día un poco más,pero tengo que terminar lo que empecé.No quiero convertirme en ella,me parezco demasiado,pero no puedo convertirme en ella.No quiero niebla ni el olvido del tiempo. 
Miro el reloj que me regalaste y me anuncia que es domingo y que falta un día para mi cumpleaños.No se si estarás.No me gustan los domingos,siempre me veo con alma de naufragio,intentando nadar sus horas hacia la superficie,pero siempre me hundo.
La habitación no me gusta pero me reconforta ,si no miro la moqueta.
Aquí puedo retomar lo que con ella no pude,aquí estoy en la nada,donde nada me recuerda las palabras que en bocas de otros suenan idílicas y maravillosas.Me dirijo hasta la entrada pisando con mis botas las palabras que quiero esquivar,como...casa,familia,pasado,futuro,domingo y palomitas.
Nada importa en este caleidoscopio que he decidido elegir.Tengo un plan,un objetivo claro y no es regresar a nada,es acabar lo empezado.No quiero ser como ella,no quiero llenar la maleta de algo inmaterial,de notas y retales. No quiero más novelas sin terminar.
Pero a veces cuando me marcho,lo hago con la esperanza de que en alguno de los destierros que busco para no perderme en la vida sin más,tú aparezcas sin preguntar.Recorro el mismo camino,lo recorro de frente y a la inversa,dando vueltas  en círculo algunas veces,otras desafiando a la gravedad.Hoy,hace un año que me marché y cada día avanzo un poco más.Me pregunto cuánto camino has de recorrer hasta que no haya obstáculos,hasta que los días comiencen por la mañana y se esfumen con la caída de la tarde.Imagino nuestro jardín imaginario con la mesa de madera,una vieja radio y un manzano.No necesito más,salvo evitar una idea,una idea segmento.
Esa idea comienza con tus pasos saliendo de un bar de carretera justo doce minutos antes de que yo efectúe mi entrada;y allí al entrar y pedir un café,solo encuentro mi nombre escrito en un papel. 

6 comentarios:

  1. no me gusta lo de abogada y jueza.... es feo el asunto.... demasiado feo....
    besos guapísima...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo es feo y bonito según se mire jaajja besos

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias y genial tenerte por aquí,un abrazo para tí más grande

      Eliminar
  3. Me gustan las carreteras secundarias. Dan mucho juego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay que mirar caminos posibles aunque vayan al mismo sitio,quién sabe todo lo que el camino nos depara

      Eliminar