jueves, 15 de marzo de 2018

CUERPOS EXTRAÑOS
Todo ocurrió tan de repente,que los dos decidimos guardar
silencio;y la verdad es que creo que más bien fue porque los dos sabíamos que la noticia no había sido del todo inesperada.Podíamos ser dos personajes sin esperanza de cualquier serie de domingo por la tarde;y sin embargo,nada parecido.Sobre la mesa un ejemplar de "Plátanos sin alma", aquél título peculiar de la novela preferida de él. Junto con aquella, el primer periódico donde Marcos publicaba las esquelas por encargo desde que nos conocimos.Nunca me había parecido un trabajo demasiado extraño,aunque quizás el paso de los años y las nuevas circunstancias me habían ido haciendo reprimir algún que otro grito.Esta vez el hecho de que el muerto fuera conocido me dio un escalofrío y creo que de alguna forma me robó un trozo de infancia,o puede, que también me devolviera en una especie de inesperado vómito, por segundos a ella.El caso es que nunca me había sentido tan farsante,pues ya sabía de antemano que las esquelas se encargaban con antelación,demasiada antelación.La verdad es que nunca quise preguntar a aquél chico que me miraba con admiración,pero a veces mientras asaltábamos una librería,me preguntaba cómo podíamos llevar aquél tren de vida con tan sólo aquellas esporádicas publicaciones.
Justo andaba pensando esto,cuando algo llegó a mi correo de manera urgente; y fue entonces,cuando aquella sonrisa,su preciosa sonrisa, se congeló.Sentí como si mis diez años de convivencia hubieran chocado contra un certero iceberg.
Mientras,mis ojos,a punto de salirse de las órbitas,observaban en la pantalla del teléfono, cómo mi nombre retumbaba en luces de neón y bajo él...tan solo un tenue: "Tus padres y esposo siempre te recordarán".

6 comentarios: